Cuando el estrés laboral se vuelve crónico puede ser perjudicial y dañar la salud física y emocional. Los psicólogos señalan que esta situación es más común de lo que pensamos.

Estos 3 pasos te ayudarán a combatirlo.

1- Identifica aquello que te estresa en el trabajo.
Mantén un diario durante una semana o dos para identificar qué situaciones te crean más estrés y cómo respondes a ellas.
Registra tus pensamientos, sentimientos e información sobre el ambiente, incluyendo las personas y circunstancias implicadas, la situación física y cómo reaccionaste.

2- Establece límites.
En el actual mundo de las relaciones digitales, es fácil sentirse angustiado ante la posibilidad de estar disponible las 24 horas del día.
Establece algunos límites entre trabajo y vida personal.  Durante la jornada laboral evita consultar continuamente las redes sociales
ya que pueden añadirte presión emocional la cual se suma a la presión presente en el trabajo.

3- Aprende a relajarte.
Las técnicas como la meditación, los ejercicios de respiración profunda y la conciencia plena (un estado en el que observas de forma
activa las experiencias del presente y tus pensamientos sin juzgarlos) pueden ayudar a liberar estrés.