La planificación familiar es de suma importancia ya que así se disminuyen los riesgos para la salud que suponen el embarazo, el parto y la lactancia, al esperar el tiempo necesario para que la madre pueda recuperarse y estar fuerte para un nuevo embarazo (se recomienda al menos cada 2 años entre un embarazo y el siguiente).

Dentro de la planificación se recomiendan los embarazos en los años de mejor salud de la mujer: entre los 20 a 40 años. Mediante consejería podemos ayudar a la madre y al bebe a controlar los embarazos que ya tienen problemas de salud como la hipertensión, el VIH, etc.

El tener embarazos con una separación de tiempo mínimo de 2 años, proporcionamos un apoyo a la lactancia materna y esto ayuda a tener bebes más saludables. El planificar brinda oportunidad de desarrollo para la madre dentro del núcleo familiar

Para más información ingrese a:
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs351/es/